☰ Menú
Concurso de arte basado en exposición de Guayasamín cautivó a cientos de familias

Concurso de arte basado en exposición de Guayasamín cautivó a cientos de familias

Un intercambio de emociones dio vida y pasión al verano en Museo Artequin Los Ángeles. Esto porque, a partir de la exposición “De la ira a la ternura” del reconocido artista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, se desarrolló la segunda versión del Concurso de Arte Familiar, que cautivó las tardes de enero y febrero, logrando la participación de más de 100 personas, pertenecientes a decenas de familias que llegaron al recinto de Fundación CMPC desde distintas localidades del país.
La ceremonia de finalización de la actividad se realizó el pasado 16 de marzo, destacando las obras de 4 grupos familiares, entre trabajos con muy alto nivel creativo y estético. Ellos representaron un episodio familiar en el cual se vieron enfrentado a distintas sensaciones, momentos o emociones que los llevó de un sentimiento posiblemente de rabia, pena o dolor, a uno positivo, donde se refuerza el núcleo y el amor familiar. De esta forma padres, hijos, hermanos, tíos, sobrinos, abuelos y nietos trabajaron en el taller.
“Como equipo del museo Artequin agradecemos a cada familia que nos ha visitado, y que nos ha elegido como panorama cultural para sus vacaciones y fin de semana. Esperando que cada visita sea una experiencia nueva, que busque incentivar la apreciación del arte y la creatividad en cada proceso creativo y en cada uno de sus trabajos terminados”, comentó Paula Campos, guía educativo del Museo Artequin Los Ángeles y coordinadora del II Concurso de Arte Familiar. “Seguiremos creando y realizando muchas actividades para ustedes”, añadió.
Las obras destacadas fueron “Penas y Alegrías”, de la familia Godoy Ampuero. Ellos explicaron su trabajo como “los sentimientos que se mezclan y se pueden experimentar en distintas situaciones, donde lo importante es poder conocerlos y respetarlos para no dañar ni herir al resto”. La siguiente obra fue “Amor y abandono”, de la familia Díaz Carrasco, describiendo una historia muy potente en la realidad de la modernidad. “La obra que realizamos se basa en nuestro abuelito José, que sufre el abandono de algunos hijos, y por otro lado el amor y ternura de nosotros sus nietos y bisnietos, acompañándonos en todas nuestras aventuras”, comentó uno de los integrantes.
En tanto, se les brindó un reconocimiento a la obra “Gato perdido”, de la familia Zúñiga Cuevas, exponiendo que “el gato perdió su rumbo entre la ira y la ternura, y sólo un camino lo traerá de regreso a casa, y ese camino lo debemos averiguar”. Finalmente, la familia Illanes Muñoz con la obra “Travesuras cotidianas”, que ejemplifica “las reacciones de los padres ante las travesuras de su hija pintando la pared”.